¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

¿Qué es el cáñamo?

El cáñamo, al igual que la marihuana, es una planta perteneciente a la especie de Cannabis Sativa L. Sus semillas y tallo se cosechan para producir una amplia gama de productos, entre los cuales se incluyen: Alimentos, suplementos nutricionales, productos para el cuidado personal, papel, textiles, materiales de construcción, plásticos e incluso biocombustibles.

Debido a que prospera sin mayores cuidados especiales, se cultiva en campo abierto. Las plantas masculinas y femeninas son sembradas una cerca de la otra, para facilitar la polinización a través del viento y aumentar la producción de las semillas. Crece de una manera alta y robusta, llegando a alcanzar hasta los 4 metros de altura.

Para que el cáñamo sea considerado cáñamo puro, debe contener menos del 0.3% de tetrahidrocannabinol (THC) -compuesto activo en la marihuana que causa un efecto psicoactivo-. Es importante mencionar que el nivel de THC en el cáñamo es 33 veces menor que el de la cepa de marihuana, por lo que es imposible que sea utilizado por quienes buscan los efectos del THC.

Por otra parte, el cáñamo es naturalmente abundante en otro compuesto conocido como cannabidiol (CBD), el cual no es psicoactivo y por lo tanto, es seguro para ser utilizado por cualquier persona, sin importar la edad.

Es común desconocer las diferencias entre el cáñamo y la marihuana, por lo que desafortunadamente utilizan ambos términos de manera indistinta. Esto crea una sobreregulación hacia el cáñamo innecesaria, debido a una asociación negativa al confundirla con la marihuana.

Breve historia del cáñamo

Durante la historia, el uso del cáñamo ha sido variado por su versatilidad en diferentes comunidades alrededor del mundo. El cultivo de cáñamo era extendido en la antigua China post-neolítica, siendo este país el que cuenta con la historia más larga en la producción de cáñamo. Sus habitantes usaron al cáñamo para fabricar diferentes textiles y materiales, incluyendo al papel.

A medida que pasaba el tiempo, el uso de cáñamo se hizo cada vez más común en todo el mundo. Se sabe que los escitas del antiguo Irán dejaban cáñamo en las tumbas de los muertos como un tributo. Por otra parte, la cuerda hecha de cáñamo hizo su primera aparición en los barcos de Grecia alrededor del año 200 a.C. Esta cuerda se comenzó a importar a Inglaterra aproximadamente en el año 100 d.C. proveniente de los romanos. Sin embargo, a finales del siglo XV, cuando Gran Bretaña comenzó a crecer como una potencia naval, uno de los mayores desafíos que enfrentó fue asegurar suficiente cáñamo para equipar sus naves, lo cual era un problema perenne para el imperio británico.

En España, el cultivo de cáñamo ocupó un lugar importante entre los cultivos tradicionales de la península ibérica y perduró durante varios siglos, proviniendo de los árabes desde más de 1000 años atras. Durante el año 1150, los musulmanes construyeron los primeros molinos de hilado de cáñamo en la ciudad de Játiva, en Alicante. Tiempo después, se construyeron mas en Valencia y Toledo.

En el siglo XV, en los barcos con los que Colón llegó al continente americano, se transportaron 80 toneladas de  cáñamo entre cuerdas, redes, velas y otros utensilios navales, esto debido a que a lo largo de muchos años en España, los útiles navales, se confeccionaron con cáñamo por su gran resistencia.La protección al cáñamo cultivado en las Vegas de Granada y del Segura para consolidar la producción nacional, fue restablecida en 1927 por el general Primo de Rivera. En la Guerra Civil Española (1936-1939) el cáñamo llegó a experimentar un auge significativo.

Aunque el cáñamo mejoró su condición en España, en Estados Unidos se contaba una historia distinta. En 1925, funcionarios públicos y periodistas definieron a la marihuana como un problema social, afirmando que existían vínculos entre el consumo de cannabis y el comportamiento antisocial como la locura y la violencia. Diferentes gobiernos promulgaron leyes anti-cannabis a partir de 1914 y fue en 1937 cuando el gobierno federal de Estados Unidos consumó la acción de hacer ilegal toda posesión de cannabis, sin importar si tratase de marihuana o cáñamo.

Siguiendo los rumores injustificados del país vecino, México se sumó a la prohibición del cultivo y la posesión de cannabis en diciembre de 1925. Posterior a la prohibición, inspectores del Departamento de Salud destruyeron cualquier cultivo de cannabis y detuvieron a cualquier persona que insistiera en la producción de la planta.

Prohibición mundial en 1961

La prohibición mundial se produjo después de que las Naciones Unidas acordó adoptar la “Convención Única sobre Estupefacientes” en 1961. El acuerdo exigió la prohibición del cultivo nacional de cannabis para todos los fines, desde médicos hasta científicos, e insistió en que la posesión era una “delito punible”. Esta convención se aplicó a todos los miembros de las Naciones Unidas, haciendo ilegal el cannabis a nivel mundial.

Por su parte, México pasó por un largo período considerando que el cáñamo y la marihuana eran lo mismo, pasando por alto todas las características que las hacen diferentes. Solo hasta fechas recientes y gracias al trabajo de dedicados activistas es que las autoridades mexicanas han empezado a hacer la diferenciación entre estas dos variedades de plantas.

Usos el cáñamo

Las semillas de cáñamo son el alimento vegetal con mayor valor proteínico y de ácidos grasos esenciales. Son consideradas el suplemento más completo encontrado en una sola planta, su contenido en ácidos grasos, como el Omega 3 y el Omega 6, son útiles en la prevención de artritis, reumatismos y otras afecciones.

El cáñamo es considerado la fibra textil más larga, suave y resistente de origen vegetal. La tela que se elabora con ella puede presentar diferentes cualidades y ser manipulada para tener desde una textura áspera hasta una más suave que el algodón. Es aislante, fresca y duradera. Una hectárea de cáñamo puede producir el doble de fibra textil que una de algodón. Sumado a esto, a diferencia del algodón, el cáñamo no requiere de pesticidas o productos químicos para su sano crecimiento.

Es de gran importan la utilidad del cáñamo como biocombustible, ya que el CO2 liberado en su combustión es el mismo que consume durante su crecimiento. El biocombustible o biodiésel puede ser utilizado directamente en un motor diésel, con o sin mezcla de diésel petrolífero.

Los materiales plásticos elaborados a partir del cáñamo son más  resistentes. Un gran por ejemplo es la carrocería de un automóvil fabricado por Henry Ford en el año de 1941, la cual fue elaborada con cáñamo y habas de soja. Ford confirmó la resistencia de la carrocería golpeándola con un hacha. En la actualidad, diferentes piezas utilizadas por la industria automotriz son hechas a base de fibra de cáñamo. Además, el cultivo de cáñamo puede ser una alternativa en la ayuda de la deforestación causada por la industria papelera. Esta planta crece a una rápida velocidad, además, sus cultivos se recogen anualmente como cualquier otro cultivo agrario, de esta manera se obtiene un gran número de toneladas anuales de celulosa, fibras y aceites, sin la necesidad de talar árboles. Una hectárea de cannabis puede producir el cuádruple de material que una de árboles.

No obstante, el papel de cáñamo es más resistente que el de madera y no requiere productos químicos como ácidos o cloro, además puede ser reciclado de forma óptima hasta siete veces, mientras que el convencional de madera sólo cuatro. La fibra de cáñamo aparece en algunos productos de papel, considerado un componente de gama alta.

Las características biológicas del cáñamo pueden utilizarse para mejorar la calidad del suelo cultivado.

En la actualidad, la escasez de su explotación en gran medida se debe a la inercia de la industria.  La mayoría de las personas conocen productos de cáñamo de baja calidad con precios relativamente elevados debido a la falta de infraestructuras, este hecho no hace justicia a la potencialidad de sus productos.

Razones por las que no debemos referirnos al cáñamo como “marihuana”

A pesar de que el cáñamo y la marihuana son plantas de la misma especie, las diferencias entre los dos son muy significativas. Le presentamos 6 razones por las cuales es importante referirse a cada una por su nombre específico:

El cáñamo y la marihuana son distintas

Aunque el cáñamo y la marihuana son miembros de la misma especie de Cannabis Sativa L., existen diferencias genéticas y prácticas entre ellas, las cuales las hacen muy distintas entre sí.

El cáñamo se cultiva al aire libre alrededor del mundo para su uso como alimento, aceite o fibra. Crece alto y resistente, además, genéticamente sus niveles de tetrahidrocannabinol (THC) son casi nulos. Las flores de cáñamo contienen menos del 0.3% de THC, el compuesto activo que cusa efectos psicoactivos, esto es 33 veces menos que la cepa de marihuana con menor concentración. Además, la composición química del cáñamo está dominada por el compuesto no psicoactivo conocido como cannabidiol (CBD).

La marihuana se cultiva normalmente en interiores, específicamente para producir flores, las cuales son cosechadas para fines recreativo. Sus flores pueden contener altas concentraciones de THC desde un 10 hasta un 30%.

El cáñamo es un cultivo versátil; la marihuana es cultivada para una sola razón.

Mientras que la marihuana se cultiva tradicionalmente para su uso recreativo, el cáñamo se cultiva para usos diversos como: alimento, aceite o fibra. El cáñamo no contiene el THC necesario para ser utilizado recreativamente, además,  se puede utilizar para hacer más de 25,000 productos y puede ser un alimentos tanto para humanos como para animales. Sus semillas se pueden comer crudas, molidas en harina, prensadas en aceite o pueden ser utilizadas para hacer leche de cáñamo.

El aceite de cáñamo, denso en nutrientes, puede ser mezclado en productos de cuidado personal como lociones. Su fibra puede ser utilizada para producir cuerdas, textiles, plásticos biodegradable y biocombustibles.

La confusión contribuye a la sobreregulación

La confusión en torno a que el cáñamo y la marihuana son lo mismo alienta a los legisladores a aprobar leyes y reglamentos sobre el cáñamo que son innecesarios. El cáñamo jamás será cultivado para usos recreativos por su baja concentración de THC, por lo que es innecesario que sea regulado del mismo modo que la marihuana.

El cáñamo debe ser diferenciado y promovido como un producto agrícola para ser cultivado y fabricado libremente para producir una amplia gama de productos de calidad.

Genera una “etiqueta” injusta para el cáñamo

Durante años ha habido un estigma en torno a la marihuana y los individuos que la consumen. Al referirse incorrectamente al cáñamo como marihuana, se contribuye al estigma que se coloca alrededor del cáñamo, en lugar de que sea conocido por ser una planta no psicoactiva con propiedades beneficiosas las cuales no tienen nada que ver con el uso recreativo.

Al llamar al cáñamo y a la marihuana con su nombre correcto, ayudamos a comprender mejor las diferencias de entre los consumidores y los legisladores.

Puede dificultar desarrollos tecnológicos y la investigación

Unir el concepto de cáñamo-marihuana en vez de reconocerlos como variedades distintas, puede desalentar los desarrollos tecnológicos y de investigación. Los políticos y funcionarios que no reconocen las diferencias  pueden dificultar los esfuerzos científicos interesados en trabajar con el cáñamo debido a su injusto apego a la marihuana.

Investigadores alrededor del mundo suelen enfrentarse a las estrictas reglamentaciones y restricciones de la marihuana que dificultan el volumen de investigación y la recolección de datos sobre el cáñamo.

Una vez que los legisladores entiendan que hay diferencias significativas, será sencillo fomentar los desarrollos tecnológicos y de investigación relacionados con el cáñamo.

El cáñamo es un cultivo sostenible y cuidadoso con el medio ambiente

El cáñamo es bueno para el medio ambiente. Durante miles de años ha crecido sin intervención humana, por lo tanto, el cáñamo no requiere químicos, y normalmente se cultiva sin pesticidas ni productos químicos. De hecho, las raíces profundas del cáñamo lo convierten en un buen renovador del suelo y rompen el cultivo entre siembras de granos. Se ha utilizado para extraer metales pesados de sitios mineros y es un proveedor de nitrógeno bruto en tierras que habían sido agotadas de sus nutrientes.

Además, el cáñamo consume menos agua y produce más plantas por acre que el algodón, por lo que es una opción más ecológica para la producción de ropa, textiles duraderos y cuerdas. De este modo, el cultivo del cáñamo puede reducir nuestra huella de carbono y ayudar a combatir el calentamiento global.

Aprenda más sobre el aceite de cáñamo rico en CBD, del cáñamo de HempMeds® México, de nuestro aceite RH Oil  o llámenos al (81) 21 65 2020

 

SUBIR

Send this to friend